¿Cómo se Realiza?

Se inserta una sonda metálica muy fina dentro del folículo piloso. No pincha la piel. Seguidamente se envía corriente eléctrica al folículo a través de la sonda. Como resultado, las áreas que producen este vello indeseado son esencialmente “dañadas” y por lo tanto quedan inutilizadas.